Metz Mecablitz 52 AF-1 Digital

4

Metz Mecablitz 52 AF-1 Digital

Review

El Metz Mecablitz 52 AF-1 es uno de los modelos más destacados, dentro de la gama media. Su número de guía es de 52 -para un ISO 100 a 105 mm-, superior a otros flashes parecidos, como el Canon Speedlite 430EX III-RT, que llega hasta 43, y el Nikon SB-700 Speedlight, con una potencia de 38.

Las características de su cabezal zoom motorizado son semejantes a las que poseen las mencionadas unidades de Canon y Nikon, con un rango de 24 a 105 mm y un panel difusor de 12 mm. El cabezal, además, gira en vertical y en horizontal, hasta 300 grados, e incorpora una tarjeta reflectora.

Funciona en modo manual y TTL, con la zapata compatible con cada marca. Para el TTL trae una opción de compensación de la exposición con valores de +3 / -3 y ajustes finos, muy útil cuando trabajamos en esta modalidad automática. Asimismo, el aparato puede emplearse como maestro y esclavo óptico.

El tiempo de reciclaje de este Mecablitz ronda los 3 segundos con pilas recargables, tras un disparo al tope de intensidad. Por otra parte, destaca su sincronización a alta velocidad.

La gran innovación de este 52 AF-1 está, sin duda, en su pantalla táctil iluminada. Fuera de ella, sólo tenemos tres botones y las configuraciones deberemos hacerlas a través de menús. Resulta muy práctico que, al girar la cámara para una toma vertical, la pantalla rota automáticamente. Sobre la utilidad del manejo táctil de ésta, para gustos los colores, pues hay usuarios a los que les encanta y a otros les parece tediosa. En todo caso, su eficacia reside en saber acostumbrarse a ella.

Pantalla del Metz 52 AF-1

En cuanto a acabados y construcción, el flash no defrauda ya que, al fin y al cabo, cuenta con la garantía de una firma alemana de la trayectoria de Metz. Incluye una entrada USB para actualizaciones, pero carece de puerto PC Sync. No obstante, su principal error en cuanto a diseño está en el modo de apertura de la tapa del compartimento de las baterías, al no permitir cambiar las pilas con la unidad montada en la cámara. Hay que quitarla para efectuar la operación, lo cual ralentiza bastante el proceso e inhabilita a este modelo para su uso profesional, al menos para reportajes fuera de estudio.

Viene con un estuche y un pie esclavo, aparte de un manual en 6 idiomas, entre los que está el español.

Características

  • Dimensiones: 7,3 x 13,4 x 9,0 cm.
  • Peso: 346 g.
  • Número de guía: 52.
  • Modos: manual y TTL.
  • Maestro: sí.
  • Esclavo: sí.
  • Cabezal giratorio: vertical (90°) y horizontal (300°).
  • Cabezal zoom: 24-105 mm.
  • Tiempo de reciclado: 3,5 segundos, con cuatro pilas recargables AA.
  • Sincronización a alta velocidad: sí.

Compatibilidades

Se puede utilizar con Canon, Nikon, Sony, Pentax, Olympus y Panasonic, adquiriéndolo con la correspondiente zapata. En el caso de Olympus y Panasonic, es exactamente la misma. Para Sony, la conexión únicamente es compatible para la zapata Multi Interface, introducida por la marca en 2012, con el objeto de unificar. Por tanto, no vale para los cuerpos de cámara anteriores a este año.

Opinión final

4 estrellas

Como se indicaba al comenzar el análisis, es una de las mejores opciones de gama media existentes en el mercado y su precio es inferior al del Canon Speedlite 430EX III-RT y el Nikon SB-700 Speedlight. Lo que menos nos gusta es la reseñada imposibilidad de cambiar las baterías sin tener que desmontarlo y, otro de sus inconvenientes, es que carezca del modo estroboscópico, habitual en dispositivos similares.

A su favor, señalar que se trata de una unidad fiable, muy potente y con un cabezal bien construido. Sus posibilidades de regulación de la luz, incluso con la ausencia del estroboscópico, son muy completas y su compatibilidad está garantizada con una interesante variedad de zapatas específicas. No es un flash profesional, pero sí ofrece buenas prestaciones para el fotógrafo amateur.

Última actualización de los precios: 2019-12-11